• Se ha demostrado que una exposición temprana (esto es, en los primeros 2 a 3 años del niño) a una variedad de frutas, vegetales, carnes y lácteos afecta de manera positiva la aceptación de estos mismos alimentos más tarde en la vida, lo cual es importante en el establecimiento de una dieta balanceada y saludable [1].

Guardar este artículo
29arriba

Me gusta

Ingrese su información para acceder a nuestras herramientas.

Artículos relacionados